[general.choose your language]

«Hoy, puedo salir a la calle y ser una persona activa. Mis sueños no tienen límites. No tengo que excluirme»

Christa , enferma de PDIC

«Padezco polineuropatía desmielinizante inflamatoria crónica (PDIC) desde hace varios años. Desde 2013, he estado utilizando inmunoglobulina intravenosa (IGIV), un tratamiento con proteínas plasmáticas. Me gusta decir que «me da vida», porque te da un chute de energía y elimina tus síntomas en cuestión de días. Antes de mi diagnóstico, no tenía idea de lo que era esta enfermedad o de que existía esta forma de tratamiento.

Los tratamientos con proteínas plasmáticas representan la salvación para mí y otras personas con patologías cuyo único terapia posible es un tratamiento con proteína plasmática. Sin él, no sería capaz de vestirme o bañarme, cocinar por mí misma, trabajar o ir al colegio a estudiar para sacarme mi título en Salud Pública, porque no sería capaz de teclear ni tendría energía para aguantar todo el día. Con esta enfermedad, tu cuerpo destruye la capa protectora que envuelve los nervios, rompe la comunicación de las neuronas con el cerebro, haciendo que coger un lápiz o incluso caminar una corta distancia sea muy difícil.

Se necesita fuerza para recibir estas infusiones cada par de meses, lo que, para alguien que se cansa todos los días, se convierte en una montaña.

Creo que hace falta concienciación sobre estos tipos de patologías crónicas. La vida me ha cogido por sorpresa, pero también me ha expuesto a mi pasión por la salud pública. Al haber sido diagnosticada cuando era muy joven con una enfermedad que tendré el resto de mi vida, los tratamientos con proteínas plasmáticas me van a permitir tener una familia y un futuro. Cuando pienso en lo que quiero hacer, aparte del cansancio, ya no me excluyo automáticamente de todo, y pienso vivir mi vida al máximo».

¡Envíenos su historia!

¡Queremos escuchar su historia! Cada persona afectada con una enfermedad que puede tratarse con proteínas plasmáticas tiene una historia única que contar. Si se ha visto afectado por una de estas enfermedades, piense en compartir su historia. Comparta su historia y una foto a través del formulario electrónico para mostrar su apoyo a la iniciativa «How Is Your Day?». Revisaremos su mensaje y lo compartiremos en el sitio web de «How Is Your Day?» y en nuestros canales de Facebook y Twitter. Juntos, podemos marcar la diferencia.
Le quedan 9999 caracteres
Al pulsar en «Enviar su historia», acepta permitir que se usen su foto y sus palabras en la iniciativa «How Is Your Day?». Nos reservamos el derecho a modificar sus palabras por motivos de corrección, claridad o limitaciones de espacio.